Hoy recordamos al Papa Beato Inocencio XI, inspiración para todo liderazgo cristiano

Hoy recordamos al Papa Beato Inocencio XI, inspiración para todo liderazgo cristiano

Propagación de la Fe
|
12 de Agosto de 2022

Cada 12 de agosto se recuerda al Beato Inocencio XI (1611-1689), Papa número 240 de la Iglesia Católica; quien gobernó entre 1676 y 1689. Es considerado por muchos como el Pontífice más importante del siglo XVII.

Benedetto Giulio Odescalchi -nombre de pila de Inocencio XI- nació el 16 de mayo de 1611 en la ciudad de Como, al norte de Italia. Realizó sus primeros estudios con los jesuitas, en su ciudad natal. Posteriormente, continuó su formación en la universidad La Sapienza de Roma y en la Universidad de Nápoles, donde se doctoró en derecho civil y derecho canónico (1639).

Es poco o nada lo que se sabe sobre su ordenación sacerdotal e incorporación al clero, pero para 1645, ya había sido designado cardenal diácono de la basílica de San Cosme y Damián por el Papa Inocencio X.

Elección

El 21 de septiembre de 1676, después de cincuenta días de cónclave, Odescalchi fue elegido Papa. El proceso había sido arduo debido a la oposición del rey de Francia a su candidatura. Luis XIV quería aumentar su influencia en Europa y sabía que el cardenal Odescalchi no se lo permitiría.

Si bien al final el rey desistió de sus intenciones iniciales apoyando el nombramiento de Odescalchi, pronto surgirían nuevos conflictos con el recién elegido pontífice.

El Papa, contrapeso del poder temporal

No pasó mucho tiempo cuando Luis XIV de Francia, el “Rey sol”, como se hacía llamar, regresó a la carga. El monarca estaba empecinado en extender el dominio político francés en el continente y le parecía decisivo debilitar el poder papal. Por este motivo, todo el pontificado de Inocencio estuvo caracterizado por las tensiones con Luis XIV.

Entre otras maniobras, este convoca en asamblea al clero francés con el propósito de obligarlo a que se someta al poder estatal. El Papa Inocencio XI se opuso a la reunión y amenazó con excomulgar a todo el clero francés si se rendía a las exigencias del monarca. Al final la excomunión se hizo efectiva, pero solo para los candidatos episcopales franceses que se sometieron al rey.

¿Un cisma francés?

Lo sucedido compuso un escenario tremendamente tenso, al punto de que se temía que se produjera un cisma. Ciertamente, la animadversión de Luis XIV hacia Inocencio XI venía desde antes de su elección -el rey había intentado influir en el cónclave con los votos de sus cardenales afines-, pero la manera como el pontífice manejó uno a uno los momentos críticos -con firmeza y sabiduría-, contribuyó al fortalecimiento de la Iglesia, la que mantuvo su unidad y que demostraba, una vez más, que era el contrapeso necesario ante los abusos o excesos del poder político.

Este episodio le valió al Papa Inocencio la fama de hombre de paz, de magnífico estratega y gran diplomático, en el contexto característico de la Europa del siglo XVII.

Detrás de una gran persona está Dios

Aun así, aquellos rasgos humanos del beato no son, por mucho, lo más digno de destacar. Nada del buen desempeño de Inocencio XI hubiese sido posible sin su entrega al servicio del Cuerpo místico de Cristo. El Papa Odescalchi fue fundamentalmente un asceta, un hombre bondadoso y muy generoso con los más pobres. Renunció a la opulencia que rodeaba al papado y luchó contra el nepotismo del clero -labor que fue continuada por Inocencio XII, su sucesor-.

El Papa, además, reformó la administración de la Curia y ordenó las finanzas del Vaticano: los Odescalchi eran una familia de banqueros y por eso Benedetto conocía mucho de este tipo de menesteres.

Su magisterio estuvo dirigido a promover el amor a la Eucaristía entre los fieles, al enriquecimiento de la teología moral, y al conocimiento de sistemas y perspectivas morales, como un intento de aclarar muchas de las controversias de su época. Puso particular interés en fortalecer la doctrina en torno al sacramento de la reconciliación, y el sigilo y discreción que debe caracterizar a los confesores.

El beato que dejó su lugar a San Juan Pablo II

Tras una larga enfermedad, Inocencio XI murió el 12 de agosto de 1689, en el palacio del Quirinal. Llorado por el pueblo romano que lo amó y respetó, fue sepultado en la basílica de San Pedro, en la capilla de San Sebastián. Allí permanecieron sus restos hasta el año 2011, cuando fueron trasladados a otro mausoleo dentro de San Pedro. Su lugar de sepultura es ocupado hoy por los restos de otro gran Pontífice, el Papa San Juan Pablo II.

Inocencio XI fue beatificado por el Venerable Papa Pío XII el 7 de octubre de 1956. Su fiesta se celebra el 12 de agosto.

Contáctenos

Dirección y teléfonos

Transversal 28B n.º 36 70

Tels.: 601 369 1282/ 601 244 2070

Material OMP: +57 304 2945503

Se atienden pedidos y despachos en horario de oficina.

Horarios de atención:

De lunes a viernes:

6: 30 a.m. a 12 m / 12:30 p.m. 3:00 p.m.

  comunicaciones@ompdecolombia.org

Visita Papa 2017

OMP EN EL MUNDO