Hoy se celebra a San Felipe Neri, “el santo de la alegría”, patrono de maestros y humoristas

Hoy se celebra a San Felipe Neri, “el santo de la alegría”, patrono de maestros y humoristas

Propagación de la Fe
|
26 de Mayo de 2022

Cada 25 de mayo la Iglesia universal celebra a San Felipe Neri, santo italiano del s. XVI que impulsó la renovación de la espiritualidad católica en circunstancias en las que la vida social se alejaba paulatinamente de Dios. Hoy, San Felipe sigue inspirando a todos aquellos que quieren vivir la alegría auténtica, esa que brota del Evangelio y que se traduce en amor a Dios y a los hermanos. ¿Cuál fue el “secreto” de San Felipe para conocer y vivir esa alegría? El mismo santo responde: “Quien quiera algo que no sea Cristo, no sabe lo que quiere; quien pida algo que no sea Cristo, no sabe lo que pide; quien no trabaje por Cristo, no sabe lo que hace”.

San Felipe Neri fue el fundador del célebre Oratorio en Roma y de la Congregación del Oratorio, integrada por sacerdotes seculares y seglares; y es reconocido como el patrono de educadores y humoristas.

Rumbo a Roma

Felipe Neri nació en Florencia (Italia) en 1515. Muy pronto quedó huérfano de madre, sin embargo, la segunda esposa de su padre se convirtió para él y sus hermanos en una verdadera mamá. A los 17 años fue enviado a la comuna de San Germano para que aprendiera de negocios. En ese lugar, paradójicamente, tuvo una experiencia profunda de encuentro con Dios, a la que él solía referirse como su “conversión”. Dios quería, sin duda, que Felipe se ocupara de ciertos “negocios”, que no serían sino los del cielo. Así, el joven florentino dejó San Germano y se fue a Roma, sin dinero y sin un proyecto claro, solo confiando en la Divina Providencia.

Felipe consiguió un trabajo educando a los hijos de un aduanero natural de Florencia, igual que él. Los chicos se sentían muy a gusto bajo la dirección de Felipe y con el dinero que ganó pudo, más adelante, iniciar sus estudios de filosofía y teología aunque, cuando parecía que se le abría una brillante carrera, abandonó las aulas para entregarse de lleno al apostolado.

Felipe y su “gran corazón”

En la víspera de Pentecostés de 1544, mientras estaba en oración y pedía que el Espíritu Santo le concediera sus dones, del cielo descendió una bola de fuego que se posó sobre su pecho. San Felipe cayó al suelo pidiendo al Señor que se detenga, hasta que perdió la consciencia. Cuando la recuperó plenamente, tenía un bulto en el pecho del tamaño de un puño, el que permaneció allí el resto de su vida, sin causarle jamás dolor alguno. Era Dios quien le había “agrandado el corazón”, como signo de que su Espíritu permanecería siempre con él.

San Felipe se entregó al servicio de la ciudad de Roma, aquejada por la decadencia moral y la indiferencia. En ese esfuerzo, su testimonio de santidad fue decisivo para renovar espiritualmente a la misma Iglesia, cuyos representantes habían cedido terreno, en muchos casos, a los intereses mundanos. Debido a esto, recibió el título de “el apóstol de Roma”.

Sacerdote del Señor

Con el tiempo vendría la primera organización fundada por propia iniciativa: la Cofradía de la Santísima Trinidad, conocida como la Cofradía de los pobres. Felipe, embarcado en un apostolado fértil y cada vez más sólido, se preparó para el orden sacerdotal. Una vez ordenado, dio ejemplo de servicio a las almas a través de la confesión, a la que dedicaba largas horas del día. Con frecuencia caía en éxtasis mientras celebraba Misa, y no son pocos los testimonios de quienes lo vieron levitar mientras sostenía a Cristo Eucaristía en las manos.

El P. Felipe solía organizar conversaciones espirituales con jóvenes y niños, que terminaban con la visita y la adoración al Santísimo Sacramento. El santo tenía un carisma especial con los más pequeños, a quienes congregaba y protegía del abandono y los males propios de las ciudades. Aquellas reuniones comenzaron a hacerse conocidas entre la gente, que empezó a llamar a los concurrentes “oratorianos”, ya que San Felipe las convocaba tocando la campana para rezar en su oratorio. De allí, posteriormente, nacería la Congregación del Oratorio.

Alguna vez, la Virgen María se le apareció para consolarlo en medio de una enfermedad que lo aquejaba, probablemente un mal de la vesícula. La Madre de Dios le concedió el milagro de quedar definitivamente curado y, siendo él mismo un hombre íntegro, caracterizado por la sencillez, una alegría serena y la humildad, recibió el don de curar a otros, a lo que se sumaba la capacidad de leer los pensamientos y de profetizar.

La corona para el que amó con alegría

El 25 de mayo de 1595, día del Corpus Christi, a San Felipe Neri se le vió especialmente desbordante de alegría. Se sentó en el confesionario, administró el sacramento de la reconciliación durante todo el día, y recibió a varios visitantes. Ese fue, sorprendentemente, el día de su muerte. Hacia la medianoche, ya más reposado, sufrió un ataque al corazón y partió al encuentro del Padre.

¡Oh Señor que eres tan adorable y me has mandado a amarte!, ¿por qué me diste tan solo un corazón y este tan pequeño?”, son palabras del santo que hacen pensar paradójicamente lo contrario, es decir, en que el suyo fue un corazón muy grande. Sus restos, al ser revisados, revelaron que San Felipe tenía dos costillas rotas, y que estas se habían arqueado previamente como para dejar más sitio al corazón, símbolo del amor que dio. Su cuerpo reposa hoy en la Chiesa Nuova, hoy llamada Iglesia de Santa María de Vallicella.

Contáctenos

Dirección y teléfonos

Transversal 28B n.º 36 70

Tels.: 601 369 1282/ 601 244 2070

Material OMP: +57 304 2945503

Se atienden pedidos y despachos en horario de oficina.

Horarios de atención:

De lunes a viernes:

6: 30 a.m. a 12 m / 12:30 p.m. 3:00 p.m.

  comunicaciones@ompdecolombia.org

Visita Papa 2017

OMP EN EL MUNDO